Home
Mi perfil
Cuentos & Reflexiones
Newsletter
Foro
Talleres
Agenda
PNL Existencial®
Técnicas
Contacto
 
» Cuentos & Reflexiones

Quiero compartir contigo una selección de cuentos, historias & reflexiones que confío seguirá enriqueciéndose a lo largo del tiempo.


Los Sabios y Maestros de todos los tiempos transmitían sus enseñanzas de esta manera para desarticular los hábitos mecánicos y especuladores de nuestra mente material.


Creo que el lenguaje metafórico contenido en los cuentos, las parábolas, las historias, las fábulas, nos conecta con nuestros recursos: soñar, imaginar, confiar... nos hablan a nuestro corazón de niños y nos permiten ver lo esencial...


Por ello te deseo: que estas palabras que del alma de muchos han brotado sean tu inspiración y alimento.


Si quieres sumarte a esta fascinante Experiencia de Crecimiento Interior, te invito a «enviarme» tus historias y cuentos o a participar del »nuevo foro« de reflexión, para que podamos compartir las Palabras desde el Alma entre cada vez más personas!!!

Con todo mi cariño . Estela

El Hombre Tao
El hombre en el cual el Tao actúa sin impedimento
no daña a ningún otro ser con sus actos...
y aún así no se considera ni bondadoso ni manso...
El hombre en que el Tao actúa sin impedimento
no se preocupa por sus propios intereses
y no desprecia a aquellos que sí lo hacen.
No lucha por ganar dinero y no convierte en virtud la pobreza.
Sigue su camino sin apoyarse en los demás
y no se enorgullece de andar solo.

Mientras que no sigue a la muchedumbre,
tampoco se queja de aquellos que lo hacen.
El rango y la recompensa no lo atraen,
la desgracia y la vergüenza no lo desaniman.
No está buscando constantemente el bien y el mal,
ni decidiendo continuamente: si o no.
Los antiguos decían, por tanto:

El hombre del Tao permanece en el anonimato.
La virtud perfecta no produce nada.
No ser es Ser de Verdad...
y el más grande entre los hombres es nadie.


Con todo mi cariño . Estela
» El Hombre Tao
Últimas actualizaciones
« Estela Lidia Có . www.estelaco.com.ar . Buenos Aires . Argentina »